El barbero del Rajastan

"En Lake View conocí a Daniel, un ex-pat norteamericano que lleva veinte años en Amsterdam; cuarentaytantos, juvenil, actor, solitario y extrovertido(como buen solitario), profesor de economía, locutor de radio... De alguna manera es el Papá Pitufo de los back-packers. (...)
Hay algo de los ex-pats yankis (ex-patriados, aquellos que abandonan norteamérica y se vienen a vivir a Europa) que siento cercano, son como personajes de Patricia Highsmith con el eximiente de que, normalmente, no han matado a nadie.

(...)

Con Cristian subimos hasta el templo de Savitri, empinado y rocoso. Una vez arriba bailamos con el joven de la tienda de flores: "I need a room partner. I need a room partner". (...) Cristian parece el tipo de joven que vive profunda pero sencillamente cada momento. Drástico y honesto, boca abierta y ojos fijos. (...)

Desde ahí arriba se podía ver todo el pueblo. Mientras bajábamos, una procesión de hombres y mujeres subía para su ritual nocturno. No nos saludaron. Los monos y las vacas tampoco.

Esa fue una noche de ritos. En el lago, a medianoche, los jóvenes se bañaban en uno de esos rituales que parecen más una juerga que otra cosa.

En la habitación hacía demasiado calor, y el ventilador no funcionaba. Afuera en la calle los jóvenes marchaban y gritaban cánticos. Yo fumaba y les observaba desde la protección de mi cuarto. Creo que me tiraron una piedra a la ventana y todo.

(...)

Para un turista asustado, y todos lo estamos en la India, dejarse afeitar con navaja no deja de ser un acto de valor. Ese valor sencillo que acompaña a Cristian.

Al ver que tenía público, el barbero se animó por momentos y al terminar el afeitado se esmeró en un masaje místico y sobreactuado, en el que agarraba la energía que venía del aire y se lanzaba a su entregado cliente. Daniel lo grabó.

(...)



Un rato después, los tres viajeros solitarios hablábamos de mujeres al atardecer. Era cuestión de horas que llegara ese momento.

En la avenida principal seguían marchando los peregrinos, con sus bastones y sus gritos, ninguno mayor de veinte. El sol empezaba a esconderse entre las montañas.

Daniel sonrió, pelirrojamente, y nos regaló dos velas, una a cada uno: "I didn't use these candles. I'll give them to you under one condition. Only use them if you are with a girl. And if you find it too straight forward just say you promised your friend Daniel you would do it. There is also another condition. You have to send me an e-mail telling me how and when you have used it. No details necessary. And if you two handsome young guys don't find a way to light your own respective candle I'll be very disappointed."

Tras esto, se levantó y con una inclinación de cabeza, una mano en la frente y un "namasté" desapareció de nuestra vista.

Así desaparece la gente en los viajes. Un segundo es la diferencia entre formar parte de tu horizonte y no existir para siempre mas.

Así desaparece, aunque nos olvidemos a menudo, la gente en general."

8 comentarios:

plakaplacca dijo...

ostia quina pasada!
on es aixoo???
no va acabar amb mal de cap?jejeje

petonss*

Mr.K dijo...

Gran verdad la de las desapariciones en un abrir y cerrar de ojos.
Lo bueno es que, si buscas, te encuentras con que la mayoría te ha dejado alguna que otra vela o similar de regalo.

Prisamata dijo...

Placcaplakka,

Pushkar, Rajastan, India.

Mr.K,

como diría Elvis: Viva las Velas.

contraportada dijo...

Eres un gran contador de historias. Ésta emociona, no identifico muy bien por qué, pero no quería que terminase nunca. Eso me gusta.

Audrey dijo...

mmmmmmm vacances a L`India... como te envidio ;)) .... pero de la manera que ho expliques es como viure-ho en primera persona... segueix si us plau...

plakaplacca dijo...

gràcies..historia apasionant; com diu Audrey..segueix si us plau!

Anna dijo...

Si hagues estat al teu lloc hagues tingut una mica de por. Les cares i l'actitud de l'home, donen per escriure moltes línies...
Però si hagués estat el teu amic, segur que va sortir nou i reconfortat.

Quines vacances... és un viatge pendent a la meva vida. I el faré.

Un petó.
Anna

Prisamata dijo...

Contraportada, Audrey, Placcaplakka...

Seguiré con extractos del diario de viaje. Pero no espereis aventuras bigger than life, aparte de ser las experiencias de un turista pequeñoburgués, las partes más comprometidas y vergonzantes del diario se quedarán en la libreta. Soy así de pudoroso. De todas maneras, muchas gracias por el interés.

Anna,

No lo dudes. Suma India a tu lista de viajes pendientes. Todos tenemos esa lista, y por suerte es inabarcable.