De musos y bailarinas de la corte



Hace muchos años, el joven aprendiz de arquitecto dudaba de su vocación.

Así que decidió ser lo más parecido que había a ser un arquitecto sin serlo.

Decidió ser muso.

Buscó entre su entorno y encontró a una bailarina de la corte, la mejor y la más bella de todas, a la que inspirar.

La bailarina de la corte estaba encantada con su nuevo muso y se entregó a él.

Le bailaba a todas horas, y su arte creció como la espuma de una cerveza mal servida.

La bailarina de la corte bailó ante los más poderosos reyes y en los mejores salones, convirtiéndose en la más célebre bailarina, dedicando cada delicado movimiento a su muso.



Hasta que llegó un dia en que la bailarina de la corte también dudó de su vocación. Abandonó la corte y con ella, entristecida, a su muso. Aprendió a arar la tierra y se convirtió en agricultora.

Pasaron muchos años y un dia la agricultora empezó a añorar sus días de bailarina de la corte. Su cadencia había ganado en terrenalidad, pero lejos quedaba la inútil belleza de su danza.

Entonces recordó a su muso y fue a su encuentro.

Pedro este, a su pesar, no pudo inspirarla más. Porque, para entonces, se había convertido en el joven aprendiz de arquitecto, tal y como ahora lo conocemos.







Ilustraciones de Seiichi Hayashi