Asi no.



Estaba leyendo un precioso tebeo de piratas al Pequeño Gran Cacamosca antes de dormir, hasta que apareció un episodio en la historia que hizo florecer al fascista censor que hay en mi, y me vi obligado a "suavizar".

Resulta que Isaac, el protagonista, argumenta que un pirata legendario al cual se le recuerda como "el valor y la crueldad hecha hombre" no era tan mujeriego como parece. Más que nada porque era impotente. A este "héroe" solo se le vio una vez en compañía femenina. Era una mujer bella, casi adolescente, de la cual estaba profundamente enamorado. La llevó al barco y llamo a varios de sus más sanguinarios subordinados. Les pidio que tomaran a su mujer, ya que él no podía hacerlo. Ella parecía no oponer resistencia. "Esa noche se cometieron las mil y una aberraciones en ese camarote." Al dia siguiente abandonaron a la mujer en una isla.

Como comprenderás, le expliqué otra cosa totalmente diferente a mi hijo.

Eso me hizo recordar una de las escenas más poderosas de una de mis pelis de gangsters favoritas:



Resulta que Robert de Niro está enamorado desde pequeño de la niña que baila "Amapola". Si has visto la peli, ya estás escuchando la música en tu cabeza. El hecho es que el pequeño De Niro acaba en el talego(sin ni siquiera haber podido consumar su amor hacia Jennifer Connelly, el pobre) y se pasa allí media vida. Cuando sale, ya convertido en un sosias de mi amigo Xavi Saez, va a buscar a la bailarina, que ya ha crecido.

"Yo no me llamo Javier"

Los dos tienen un encuentro romántico con música de Ennio Morricone de fondo. Él la lleva a cenar a un lugar de lujo y terminan bailando champán sobre el cesped. Allí él le cuenta como ha podido soportar cada dia que ha pasado en la cárcel gracias al recuerdo de ella, gracias a saber que ella existe.

Ella le responde que sí, que le ama, pero que se va a ir de gira con una compañía de danza. No puede entregarse a él. Sus caminos se separarán.

Entran en la limusina y, allí, él la besa. Pero no la besa con amor, la besa agresivamente. Ella se intenta zafar, pero él es cada vez más bruto, hasta que la viola mientras ella implora: "Así no. Así no."



On a lighter note, en la versión cómica de Taxi Driver, hay una escena memorable en la que Jerry Lewis, que interpreta a un famoso cómico llamado Jerry, camina por las bulliciosas calles de un Manhattan pre-Giuliani y se encuentra con una señora mayor, una fan, que está hablando por teléfono en una cabina y que le insiste a Jerry con lo gracioso que es y lo mucho que le quiere. Jerry contesta con amabilidad, pero distancia. La fan, de golpe, pasa de glosarle sus maravillas a gritarle: "¡Ojalá te mueras de cancer!"

Sí, de la admiración profunda y el amor platónico a la vejación más cruel solo hay un paso.

Besos.

2 comentarios:

Mr.K dijo...

Estoy a punto de vejarte, pero creo que de momento te seguiré admirando (a unos niveles normales, eh? tampoco te pases...).
Si parisino es quien vive y trabaja en Paris, yo, ahora mismo, soy parisina (aunque solo por un par de dias; no pienso trabajar màs).
Ya has tenido la reunion? fue bien?????

jou dijo...

y qué bien escribes! y que guapo! tomaque tomatá!

De donde cojió Roc el libro de piratas? De la seccion infantil de la bibloteca o de mujeres mártires?

ya ves...

a ver si puedes ver el ultimo plano de CASINO.

GRANDE GRANDE GRANDE