Hacer el BOBO está muy bien.

Ya lo decían nuestros amigos Gabinete Cagalera, "Hacer el Bobo está muy bien/Hacer el Bobo es un placer".

El hecho es que este lunes primero de la temporada 2007/2008 me he despertado y, ante la perspectiva de un capítulo más de Bricomanía, he decidido hacer pellas de mis responsabilidades y he huido al cine sin, y eso sí que es rebeldía, ni siquiera desayunar.

Un inciso.

Me he pasado el verano entero sin ir al cine. Practicamente.

Y eso es mucho mucho tiempo.

He hecho huelga, ¿qué quieres que te diga?

No necesitaba que me contaran más historias por un tiempo, incluso desconecté el televisor. Era una huelga de cine. Una huida de la huida. Una evasión de la evasión. ¿Para qué seguir viendo historias ajenas? ¿Para qué meterse en otras vidas? ¿Por qué esa obsesión por la ficción? Ya sabes, de vez en cuando tengo esos ataques existencialistas.



"Existencialisme? Cet mec ne comprends pas rien!"

Quiero decir, ¿qué necesidad hay de cine?

El otro dia decidí romper la huelga. Got a (new) haircut and an (new) attitude, you know. Así fui a ver esta película olvidable y la verdad, para gustos los colores, pero me lo podría haber ahorrado. Ya sabeis lo que nos pasa a los yonkis cuando volvemos al vicio, como no nos den calidad nos podemos poner muy muy malotes.

Así que esta mañana, ante la perspectiva de una "vuelta al cole" deprimente, he corrido hasta los ICARIA y me he procurado una buena dosis de DROGA PURA PURA de la mano de un camello de los buenos.



Este tio es un verdadero cabrón.

No quiero decir mucho sobre la película, ya la vereis, o ya habreis leido sobre ella en cualquier otro blog.

Solo deciros que nada más empezar la película ya he recordado, después de tanto tiempo, porqué me gusta tanto ir al cine. Y esa sensación se ha mantenido durante toda la proyección. Sin fin.

Es más. Y aquí es donde creo que reside el verdadero talento del Cuentista Tarantino: A pesar de ser consciente de ver un refrito de mil y una referencias, de lo formulaico de su propuesta, de los mil y un guiños(Podemos encontrar referencias desde a Dario Argento hasta a ¡¡¡Charo López!!!), de sus alardes de cineasta y sus disgresiones caprichosas de fumeta acabado, e incluso del jueguecito posmoderno que todos ya conocemos de imitar una copia de mala calidad de una película...

...a pesar de eso, el tipo ha conseguido emocionarme, sorprenderme, tenerme en ascuas, empatizar con sus personajes(esto... ¿he dicho "personajes"?) y vibrar con ellos.

Eso es talento, me cago en la hostia.

Eso es talento. Bueno. Y esto también.



Total, he salido de los Icaria y hacía un sol fantástico. Y he comprendido al cien por cien la moraleja de la película.

Es necesario el cine.

Como mínimo, para salvar el culo.

De morir a manos de un paleto sicópata, por ejemplo... Y de muchas otras cosas.

Luego he charlado con un colega que me comentaba que la peli le había parecido una solemne tontería.

Y sí. Tiene toda la razón del mundo.

Es una tontería virtuosamente hecha.

Y, ya lo sabes, amig@ Cacamosca, como decía Gabinete, a veces "hacer el Bobo está muy bien".

Pero que muy bien.

8 comentarios:

Estrellita Mutante dijo...

Es una lástima que nos hayan privado de la doble sesión, porque ya no me imagino mejor forma de pasar el día que una matinée doble.

Anónimo dijo...

que bien me lo he pasado leyendo este articulo. Tu ves al cine a evadirte que yo me evadiré leyendo tus cronicas

Mr.K dijo...

My God! la peli prescindible, ¿qué es? ¿Cabaret? ¿Los fabulosos Baker Boys? ¿Casino? ¿Todas en una con acento francés? De todos modos, la Deneuve es la Deneuve... Qué ganas tengo de ver la de Tarantino. Qué ganas, qué ganas...
(Y qué susto tu último comentario. Pensaba que me decías: "Eres más críptica que persona").

jou dijo...

la del comentario normal soy yo

Mr.K dijo...

Yo tampoco me he aburrido ni un poco! Pero bajando de los Verdi en bici (que es cuando pienso), reconozco que chicha, chicha, lo que se dice chicha... mucha no hay.
Pero, en grande, me lo he pasado en GRANDE.
(Alabo su celeridad en la respuesta, por cierto).

Mr.K dijo...

La primerísima conversación en el coche es antológica, por cierto. Este señor sabe empezar películas como Dios.

Mr.K dijo...

Y el final, ni te cuento, claro...

Mr.K dijo...

Ni idea de si verás esto a tiempo: he quedado con el Pali para comer en la Rambla del Raval: te apuntas a un café después o durante o a comer con nostros directamente? Si sí, búscanos. Estaremos en alguna terracita, seguramente en el sitio nuevo turco moderno de la acera del Mme. Jasmine.